30 marzo, 2008

El Tengorazonismo es una corriente de autoconvencimiento y unicopensamiento que se retroalimenta y prospera. Su proceso de desarrollo es el siguiente:

1. Buscar un ídolo al que otros admiren. El que sea. Si es muy radical es mejor, porque así no hará falta dedicar tiempo a escuchar la otra versión de la historia, que no nos interesa en absoluto.

2. Admirarle, creerle a pies juntillas, y manifestarlo abiertamente. Dejar que otros te admiren por ello.

3. Descubrir que como jamás te preocupaste por pensar si realmente tu ídolo y tú teníais razón, no debes dejar que tus admiradores dispongan de las herramientas para cuestionárselo. Decidir que el “tal vez no tenga razón” no vuelva a pasar por tu cabeza. Por tu cabeza sólo debe pasar el “Tengo razón” (que da nombre al sistema).

4. Adoctrinar. Convencer a los que te admiran de que hacen bien y son buenos. Hacerles pensar que si te hacen caso pueden llegar a ser como tú. Convencerles de que eso es algo que han descubierto ellos solos.

Este sistema es bueno por tres razones: La primera, que nos permite escuchar lo que queremos escuchar. La segunda, que nos permite que descalifiquemos y llamemos demagógico al que piense/sienta diferente. La tercera, que el sistema es aplicable a cualquier ámbito, por noble que parezca. Por muy noble que parezca.

  1. Pingback: Bruno Abarca » Archivo » Esquetúismo

Deja un comentario