23 Agosto, 2016

Quienes cruzaron el mediterraneo

Jamás se habrían atrevido a jugarse la vida cruzando el Egeo en balsa con su hija de un año, pero las amenazas de muerte por los talibanes en Afganistán les obligaron a hacerlo. Ella tiene 21 años y está embarazada de siete meses. Su marido, de 24, trabajaba en Afganistán como intérprete para empresarios americanos. En el primer intento, el motor de la barca se averió y quedaron a la deriva durante casi dos horas, mecidos por las olas en medio de la nada, muertos de miedo. Llegaron hasta la frontera con Macedonia, pero desde que la policía en Idomeni forzó a todos los afganos a volver a Atenas, viven en una tienda de campaña en el campamento de Ellinikos.

Desde el inicio de su viaje han gastado ya casi los 6.000 euros que tenían ahorrados. “Solo nos quedan 120 euros y nos preocupa qué va a ser de nosotros”, cuentan. Han comprado un pequeño fogón de camping para poder calentar la comida que le dan a la niña. A veces también le compran algún huevo duro, para complementar la lactancia materna, pero las frutas o verduras por ahora parecen un lujo inaccesible.

Fujifilm X-T1 | Fujinon 18-55mm f2.8-4 | Marzo de 2016 | Campamento de refugiados en Atenas (Grecia).