10 cosas que nadie te contó de ser cooperante

¿Has pensado alguna vez dedicarte a esto? Cuando cuento por ahí que soy cooperante y que en mi trabajo doy vueltas por el mundo, hay quien se pregunta de qué vivo (porque cree que los cooperantes somos esencialmente personas que vamos un mes al año a África a currar de gratis y hacernos selfies con chavalillos/as), hay quien le echa valor y me lo pregunta directamente, hay quien muestra indiferencia y bastante gente que suelta el típico “ay, yo siempre quise hacer eso”. Pero que no lo hizo. Por
Comments : 0

Lo que engancha

Hay que tener mucha ilusión para sentir que en medio de un mundo tan grande en el que el destino de millones de personas está en las manos de decisiones políticas, las grandes firmas multimillonarias y las que juegan a pisotear para serlo, un puñado de ONGs pueden hacer algo que vaya más allá del parche. El pueblo saharaui no va a recuperar su tierra por más apoyo que brindemos a su personal sanitario hasta que a alguien importante en Estados Unidos o Francia no le apetezca dar la orden, por un
Comments : 1

Mamá, quiero ser profesional de la salud global

Algo falla en el modelo de formación de profesionales de la medicina en nuestro país si la única manera de meter la cabeza en la cooperación internacional y la salud global es salirte de la corriente establecida. Para empezar, resulta que la salud pública, en el curriculum médico, queda relegada a dos opciones excluyentes entre sí, según la Facultad: o una “María” sin demasiado peso, o un tostón relegado al último curso. Para colmo, encontrar algo de “Salud Global” entre
Comments : Off

De los puntos de inflexión

En los puntos de inflexión de la vida de una persona ocurren momentos y sensaciones que se graban a fuego en la memoria. Lo realmente curioso es que esos instantes en los que se produce el vuelco entre el antes y el después son insustanciales, anecdóticos, sin acordes de John Williams ni historiadores sedientos de crónicas. Suceden si te dejas llevar, y luego, mucho más tarde, comprendes su magia. Sin embargo, con el tiempo, su sabor no envejece, y las ganas de contarlos tampoco. Recuerdo el mie
Comments : 3

La solidaridad mal entendida

“Los pobres nunca se unían; competían ferozmente entre ellos por ganancias tan ridículas como provisionales. Y este rifirafe de los suburbios apenas suponía un minúsculo rasguño en el tejido de la sociedad en general. Las puertas de los ricos, aunque a veces golpeadas, nunca se quebrantaron. Los políticos no dejaban de hablar de la clase media. Los pobres se desarmaron los unos a los otros, y las gigantescas y desiguales ciudades del mundo no cedieron ni un milímetro de su relativa paz.
Comments : 6

Lo que estamos haciendo en Angola y cómo puedes ayudar

Siempre he pensado que las ONGs deben tener, no sólo transparencia en lo referente a sus cuentas y gestión, sino también cercanía con todos aquellos que sienten empatía con los pueblos del Sur, y algo de interés hacia la cooperación internacional para el desarrollo. Sin embargo, una vez en el terreno, pasar de la teoría a la práctica se complica; el trabajo es muy absorbente, las comunicaciones no suelen ser sencillas ni accesibles, y para cuando te sientas tranquilo un rato, la cabeza ya no da
Comments : 10